Buscar este blog

Cargando...

domingo, 11 de diciembre de 2011

¿Por qué se dan los terremotos?



En los últimos años se han dado movimientos sísmicos con secuelas catastróficas. La más recordada es la ocurrida en Japón en marzo de 2011, la cual estuvo acompañada de un maremoto que produjo una crisis nuclear.

Pero ¿qué es un temblor?, ¿por qué se da?, ¿es posible pronosticarlo? Trataremos de responder estas interesantes dudas.

Un temblor o sismo es un movimiento en la superficie ocasionado por la repentina liberación de energía, en el proceso de reorganización de los materiales de la corteza terrestre. Al interior del planeta Tierra existe la una capa llamada litósfera, la cual puede fragmentarse y forma a las placas tectónicas, que son como un rompecabezas.

Estas ‘piezas’ se encuentran encima de la astenósfera, la zona superior del manto terrestre, que es una capa viscoelástica donde el material fluye al ejercer una fuerza sobre él. En otras palabras, el rompecabezas tectónico ‘patina’.

Las placas hacen desplazamientos aleatorios provocados por movimientos en el manto. Cuando los bloques tienen contactos unas con otros, se generan fuerzas de fricción que se atoran. Pasado un tiempo, llega el momento en que los esfuerzos de las placas rompen las rocas de forma violenta, se libera energía y se da un temblor.

Durante el sismo, su energía es radiada en forma de ondas que se propagan en todas direcciones, que puede ser horizontal o vertical. Cuando los desplazamientos de tierra son horizontales, el temblor recibe el calificativo de ‘oscilatorio’. Si son verticales, se llama ‘trepidatorio’.

Hasta el momento, es inexistente un método para pronosticar sismos. La única certeza es que todos los días tiembla en nuestro planeta, las placas jamás dejarán de moverse y tener fricción entre sí.

Actualmente los temblores son medidos de acuerdo a la escala de Richter. Va desde menos de dos grados (nivel micro, imperceptibles para humanos), hasta los nueve (devastadores) y 10 ó más (de fuerza épica, nunca registrada en la historia humana moderna).

También se usa la escala de Mercalli, compuesta por 12 grados, y en la cual se evalúa la intensidad de los sismos de acuerdo a los efectos y daños dejados en las construcciones humanas.

El terremoto más poderoso registrado en la historia reciente es el de Valdivia, Chile, ocurrido el 22 de mayo de 1960, cuando se dio un temblor de 9.5 grados en la escala de Richter. También desató un maremoto.

Como se comentó líneas atrás, no hay manera de predecir un sismo. Lo único que se puede hacer es tomar precauciones y saber qué hacer si se presenta un evento telúrico. Hay muchas normas a seguir antes, durante y después de un temblor. Las más importantes en el momento del fenómeno están:

  • Conservar la calma

  • No corra, no grite y no empuje si va a salir de un inmueble

  • No usar los elevadores (si está en un edificio con este servicio)

  • Ubicarse bajo una mesa o escritorio si está en un lugar cerrado. Si está en un sitio concurrido sin oportunidad de ponerse en un puesto seguro, lo mejor es quedarse ahí, cubrirse la cabeza con ambas manos colocándolas junto a las rodillas

  • Alejarse de objetos que puedan caer

Para más información, puede consultar al Servicio Sismológico Nacional.


También es oportuno recordar que la Tierra es un ser vivo que respira y siente. Fenómenos como los sismos pueden ser menos dañinos si cuidamos a la naturaleza (sin contaminar, sin cortar árboles, etcétera). Para muestra está lo dicho por el filósofo chino Confucio:

‘Si sirves a la Naturaleza, ella te servirá a ti’.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tiene algún punto de vista sobre este blog, manifiéstelo, nos encantará saber tu opinión